Corina Vargas

Corina Vargas

Corina Vargas Vargas (o Vargas de Medina, apellido que adoptó al casarse) nació el 23 de agosto de 1900 en Coyanco. Estudió en la Escuela Pública de Yungay. Curso la carrera de pedagogía en inglés en la Universidad de Concepción. En 1924 viajó a Estados Unidos para especializarse en la Universidad de Columbia, en Nueva York, en psicología educativa y experimental.

Regresó a Chile y fue contratada como profesora de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Concepción. Un año más tarde, en 1928, le otorgaron el cargo de secretaria académica.

Participó en la fundación de la Escuela Experimental de Aplicación y creo el Laboratorio de Pedagogía Experimental. Contribuyó a crear la Sociedad de Exalumnos de la Universidad de Concepción y, en 1944, fundó la Asociación de Mujeres Universitarias.

En 1943 fue elegida por unanimidad como decana de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Concepción, convirtiéndose en la primera mujer en ejercer ese cargo en una universidad latinoamericana.

En 1955 dejó el cargo y, por encargo del rector David Stitchkin, colaboró en la creación de una red de exalumnos de la universidad por todo el país, siendo la Jefa de la Oficina de Coordinación de Exalumnos hasta 1967.

El legado de Corina Vargas está ligado a la historia de la Universidad de Concepción. Tal y como señala Lucía Saldaña, directora de Equidad de Género y Diversidad en la Universidad de Concepción: “Su decanatura refleja tanto su destacado liderazgo, como su excepcional aporte al desarrollo de la docencia y la gestión académica en la Universidad. Esto se manifiesta no solo en la magnitud de su trabajo, sino que en el hecho que fue una mujer que abrió huella, favoreciendo la contribución femenina a la vida universitaria en un contexto social muy poco propicio para ello”.