Cristina Gutiérrez

Odontóloga y ganadora del Rally Dakar (y viceversa)
Cristina Gutiérrez
Getting your Trinity Audio player ready...

Dice Cristina Gutiérrez (1991) que dentro de unos años dejará de ser noticia que una mujer esté ganando. Pues mira, Cristina, ojalá. Pero eso no le quita ni un ápice de felicidad a lo que todas las contrarias sentimos por tu logro. Segunda mujer en ganar un Rally Dakar en toda la historia y primera en España.

No es su primer hito en este campeonato: en 2017, por ejemplo, ya fue la primera mujer española en terminar la competición. No debe de ser precisamente fácil terminar una de estas carreras. En la memoria colectiva queda aquel «¡trata de arrancarlo, Carlos, por dios!». El Dakar no solo es el más famoso de los rallies, sino también uno de los más duros. Esto no lo digo yo, que no me sacas de conducir (bien), aparcar (muy bien) y llevar el coche al taller y a sus revisiones: lo dicen las personas que pilotan (je, je).

De todos modos, ni el desierto, los peligros del clima y del terreno, las dunas u otros posibles contratiempos han hecho que Cristina se echara para atrás… salvo cuando estuvo a punto de no poder participar. Fue en la edición de 2021 y ocurrió porque le retiraron el patrocinio. Una mediación a tiempo evitó el desastre y añadió una victoria a su nuevo equipo, ya que se alzó como ganadora de una de las etapas. Sí, amigas: como podréis imaginar, Cristina también fue la primera española en conseguirlo.

Su palmarés en el mundo del volante es casi interminable: solo en los últimos años ha sido subcampeona absoluta del CERTT (Campeonato de España de Rallies Todo Terreno) y campeona en seis ocasiones; campeona femenina del Sealine Cross-Country Rally en Qatar o campeona de la Extreme-E junto a Sébastien Loeb, entre otros éxitos. Pero quedémonos con esto: lleva participando ininterrumpidamente en el Dakar desde 2017; desde 2021, en prototipos ligeros, que es en la categoría en la que ha conseguido alzarse con el premio. En 2022 ya se subió al podio (fue tercera) y solo ha abandonado una vez (precisamente en la edición en la que ganó una etapa).

Aquella niña que llevaba a su hermano de copiloto en el kart se convertirá el año que viene en la segunda mujer que compite con un equipo oficial. Eso sí, desde los 9 años hasta los 18, que decidió animarse a hacerlo, no participó en ninguna competición. ¿El problema? No había mujeres en las que fijarse (con la única excepción de la alemana Jutta Kleinschmidt). «Si hubiera habido alguien más, una referente, igual me hubiera sentido más cómoda», confesaba al diario El País.

Cristina se alegra, tal como le contó a este mismo medio, de que un equipo decida apostar por la igualdad de oportunidades y por romper lo establecido (esto es, un hombre a los mandos). Y todo, llevando en paralelo dos profesiones: la de pilota y la de odontóloga, carrera que cursó y profesión que practica por si lo del volante no terminaba de funcionar. Pues nada, ya tenemos a una nueva mujer a la que admirar: una que ha elegido cuidar los dientes ajenos y jugarse los propios.

Por La Contraria Puri Ruiz