Remedios Varo

Remedios Varo

Remedios Varo, nacida en Anglés, Gerona, en 1908, fue una escritora y pintora surrealista.  

Siendo pequeña, su familia se mudó a Madrid, lo que le permitiría ser una de las primeras mujeres en estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Compartiendo vivencias con grandes artistas de su época, como Dalí o Lorca.

Pese a haberse ido pronto, Anglés siempre fue un referente en su creación artística.

Con la llegada de la Guerra Civil se fue a París, donde se encontró con Benjamín Péret, al que nombró su gran amor. Allí vivieron hasta la invasión nazi, en noviembre de 1941 se exilio a México.

Fue en México, su país de acogida, donde desarrolló con plenitud su estilo y personalidad artística, logrando así el reconocimiento tanto en Latinoamérica como en Estados Unidos.

En 1952 se casó de nuevo con Walter Gruen, político refugiado austriaco, gran devoto de su obra, le animó para que se dedicase a la pintura exclusivamente.

En 1955 realizó su primera exposición colectiva, en la galería Diana, en México y, al año siguiente, presentó su primera exposición individual. En 1959 obtuvo el primer lugar en el Primer Salón de la Plástica Femenina de las Galerías Excélsior. Esta fue la época en la que empezó a vivir de su obra y alcanzó la cumbre de su carrera artística.

La artista buscaba transfigurar el papel de la mujer como un objeto de deseo masculino. Así, las mujeres en sus obras son brujas, alquimistas, seres espirituales. Creó mundos alternativos fusionando partes de la realidad con la imaginación, generando de este modo nuevas formas y figuras.

Pese a que para la época en la que vivió, Remedios Varo pudo tenerlo un poco más fácil que otras, su carrera no fue un camino sencillo. Tuvo que luchar muchas ocasiones para que la reconocieran solo por ser mujer. Puede que, por eso, su obra destaque por su representación de la libertad.